viernes, 21 de noviembre de 2014

SIGUEN ADELANTE Y NOSOTROS TAMBIÉN

Finalmente comenzaron las prospecciones petrolíferas por parte de Repsol en aguas canarias. Después de abordar violentamente la Armada española a las lanchas de Greenpeace, inutilizándolas y dejando una herida de consideración, afortunadamente ya dada de alta, y comenzar a los dos días las prospecciones taladrando los fondos marinos se ha producido el primer varamiento de un cachalote. Esto no es más que el comienzo, por eso es necesario mantener la lucha para evitar que logren sus objetivos que no son otros que expoliar los recursos que puedan encontrar en la zona sin dejar tras de sí más que degradación y muerte. Pero aún no está todo dicho. 

La histeria de los representantes del estado español en Canarias al acusar incluso a Greenpeace de piratería daría risa si no causara honda indignación. Teniendo en cuenta el derecho internacional del mar los piratas son ellos, y lo saben, al necesitar la escolta amenazante e intimidatoria de la marina de guerra española que defiende, como ha hecho históricamente, los intereses geoestratégicos españoles. Esas aguas son canarias y España ha autorizado las prospecciones de forma cuanto menos alegal, por lo que la decisión debe estar en la ciudadanía canaria que, mayoritariamente, opta por un modelo energético sostenible pero que, en cualquier caso, debe ser expresado democráticamente justo lo que ha negado el estado español y sus poderes diversos. 

Por tanto, la lucha debe continuar, para reivindicar que se respete la voluntad del pueblo canario y se respeten sus derechos, que ya está bien.